DE CINE: Una de amor, psicodelia y canciones de los Beatles

23 Jul

Hoy, seguimos la temática ‘Beatle’ de la cual ya hablamos en mi último post con ‘Nowhere boy’, ese biopic sobre la vida (que no obra) adolescente de John Lennon. Y continuaremos este círculo con una película musical de carácter romántico y ambientada en la década de los 60: esta ‘Across the universe’ que narra la vida de Jude, un joven estudiante de Liverpool (como no podía ser de otra manera) que emprende un viaje a los Estados Unidos para conocer a su padre. Mientras eso ocurre, conoce a un chico rebelde llamado Max, y a su hermana Lucy, de la cual se enamora. Los tres juntos, deciden mudarse a Nueva York donde tendrán como casera a Sadie, una cantante de rock que intenta hacerse un nombre en el mundo del espectáculo, al que más tarde será su guitarrista, JoJo, y a Prudence, una joven con problemas amorosos.  Con todos ellos nos transportaremos a una historia que girará en torno a universidades, amores, desamores, protestas, exploraciones y psicodelia, desde los muelles de Liverpool hasta Nueva York, pasando por Ohio o Detroit y, como no, adornado con la música, siempre presente desde más de 50 años, de los archiconocidos Beatles.

La película se inicia con Girl, cantada por el protagonista y donde la letra nos sirve como punto de apoyo de lo que será la sinopsis del film: ‘Es la historia de una chica que llegó para quedarse. Es de esas chicas que deseas tanto, que lo lamentas…’. Sin duda, nuestro Jude, estaba enamorado. Y es que, a pesar de que el aspecto visual del film es excepcional, sobretodo en esos números musicales con estética de videoclip, la historia no tiene nada del otro mundo.

El punto de inflexión importante sucede en el momento en el que Max, lo llaman para ir a combatir al Vietnam, momento en el que se van sucediendo situaciones interesantes y tensas entre los personajes. El resto y sin ánimo de ser cursi, es bonita, sin más. Pero centrémonos en la base principal que sostiene el film, que no es otro, como hemos dicho, que su música. Porque crear una historia donde la trama vaya sucediéndose a partir de canciones de los Beatles única y exclusivamente, no ha de ser tarea fácil.

En los 10 primeros minutos de metraje, la directora ya nos ha introducido a la mayoría de personajes. Durante ese tiempo, también tendremos tiempo de ver el famoso Cavern Club donde tocan unos tales The Quarry Men (el nombre del primer grupo de Lennon & cía). Tras un fantástico recordatorio del All my loving, nos presenta al personaje de Prudence durante un entrenamiento como animadora y ataviada como tal, interpreta de manera, para mi gusto muy dulce, del tema I want to hold your hand.  Pero la fiesta no termina aquí. De hecho se inicia justo cuando Jude y Max se conocen, con una escena bastante divertida durante una especie de ‘botellón’ en un apartamento, donde, aparte de a nuestros protagonistas vemos a  varios hombres que beben cerveza (y algo más) , mientras entonan de manera festivalera la pegadiza With a little help of my friends. El It won’t be long y I’ve just seen a face, pasan con más pena que gloria, hasta que llegamos a unas escenas de saqueos, violencia y un entierro, mientras el mítico Let it be es entonado magistralmente por un coro góspel. Tras eso, no os perdáis el cameo de Joe Cocker, uno de los grandes, a los acordes del Come together. Como bien decía antes sobre el momento cumbre de la película, cuando Max es designado para que se una a las filas del ejército, obviamente la escena no podía pasar desapercibida en cuanto al apartado musical. Y éste se inicia justo cuando el propio Max se dirige a una de las sedes del gobierno, donde un enorme  cartel del tío Sam que preside la entrada empieza a agitarse y a moverla boca, para deleitarnos con el adecuado I want you (She’s so heavy).

Tras el homenaje a Prudence, con el tema Dear Prudence (ya tardaba en aparecer), nos encontramos con otro cameo especial: Bono. El líder de U2 interpreta al Doctor Robert, un personaje contracultural que ataviado con un sombrero vaquero, un infinito bigote y sus eternas gafas de sol, nos transporta a un experimento psicodélico cantando tres canciones, la más destacada I am the Walrus.

Y ya que estamos de cameos, en la escena posterior nos toparemos con el comediante Eddie Izzard un presentador de circo llamada señor Kite, en una escena cogida con pinzas donde canta el Being for the Benefit of Mr. Kite!. Nos acercamos al final de la película y con ella, a los momentos de paz, donde no podía faltar Strawberry Fields forever o Happiness is a warm gun, donde se cumple quizás uno de los sueños de todo hombre: ver bailar a Salma Hayek vestida de enfermera, pero multiplicada por cinco. El video merece la pena.

Por cierto, mientras eso ocurre, la revolución y las revueltas de protestas contra la guerra del Vietnam están en las calles, donde Lucy y Jude tendrán un protagonismo especial en todo esto. Tras ese momento soñado, volvemos a la realidad, donde la voz de Jeff Beck con A day in the life, sirve de tentempié para escuchar de nuevo a Lucy con Blackbird y un preámbulo del Hey Jude (chiste fácil: un saludo a nuestro protagonista) con una imagen de un hombre de la calle haciendo percusión con una papelera, para luego ser interpretada de manera original por unos niños y los protagonistas del film.

Como no podía ser de otra manera, el “momento terraza”, quizás en el top 10 de los momentos históricos más importantes de los Beatles, no solo por ser el último directo de los de Liverpool antes de su separación sino por todo lo que supuso mediáticamente esa actuación, también tiene su parte importante en ‘Across the universe’ con un Don’t let me down más rockero de lo habitual gracias a las voces de Dana y JoJo, dos personajes que la directora basó en Janis Joplin y Jimi Hendrix respectivamente.

La peli acaba con todo un canto al amor: All you need is love y los créditos finales se los dejamos a los grandes: Bono y The Edge con Lucy in the sky with diamonds, que sin quererlo, resume la vida de nuestra Lucy en este film. Como habéis podido comprobar las referencias entre canciones y personajes, también son destacables en la trama de la película.

Comentar que para quien no lo recuerde (que seguro que sois muchos), ‘Across the universe’ estuvo nominada al Oscar en la categoría de Mejor Diseño de Vestuario, así como candidata a Mejor Película de Comedia o Musical, en los Globos de Oro de 2008. La autora de todo este mejunje de psicodelia sesentera y colorido, de escenas sublimes y otras fallidas, no es otra que Julie Taymor, directora también de Frida. La sensación que me queda es que ha querido introducir esta película por los ojos y por los oídos, aunque creo que solo consigue esto último. Sí, hay escenas magistrales y bien rodadas, pero no consigue que me quede con la boca abierta con ellas. Sus tablas en Broadway se notan por la calidad de la dirección artística, el resto lo salva, eso sí, de manera digna. Por otro lado, entre todas las jóvenes promesas que dan vida a este film, me quedo Evan Rachel Wood (Thirteen), interpretando a la angelical y dulce Lucy. Jim Sturgess (Camino a la libertad) también luce como Jude, a pesar de que hay momentos de peso en la película que le vienen bastante grandes.  Curiosamente, lucen más juntos que separados, aunque yo creo que el nivel de ella, ayuda a verle bien a él también. El hermano de Lucy y amigo de él, Max, cobra vida gracias a Joe Anderson (Copying Beethoven) que cumple con su papel de polémico del grupo, así como Dana Fuchs quien muestra una prodigiosa voz interpretando a Sadie, y Martin Luther McCoy, ambos actores debutantes en esto del cine, ya que tan sólo tenían tablas en los escenarios. Nuestra ‘dear Prudence’ dándole vida la joven T.V. Carpio (Sin límites) es, de las secundarias, la que menos claro tengo qué tipo de importancia tenía en la película.

Como véis, Across the universe es un musical para ‘beatlemaníacos’ en toda regla. Si eres de los que cree que imagen y música han de explotarse mutuamente en el cine, ésta es tu película. En cambio, si eres de narración clásica y que excentricidades de este tipo no te van, ni se te ocurra verla. ¿Puede llegar a ser con el tiempo una película de culto? Como siempre en estos casos, el tiempo dirá y la pondrá en su lugar.

Tráiler:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: