Dream pop : de unos gemelos llamados Cocteau a los chicos de la casa en la playa

11 Jul

Dentro de los muchos estilos que podrás encontrar en el mundo del pop / rock existe uno que nos transporta a lo etéreo, a la nocturnidad, a los sueños: el dream pop.

El género, cuyo término es atribuido a los ingleses A.R. Kane, nace de la evolución del post-punk hacia nuevos sonidos más intimistas y soñadores durante los 80 en Inglaterra. Delays y eternas reverberaciones , mezclados con toques electrónicos distinguían ese sonido,  curiosamente capitalizado mayormente por mujeres, aunque con sonadas excepciones. 

Si tenemos que buscar el porqué del dream pop, quizás debieramos fijarnos en el primer gran grupo del género, los Cocteau Twins:

Otros grupos desaarrolarán este género atmosférico y ensoñador, como The Passions, Lowlife, o los anteriormente mencionados A.R.Kane, aunque la mayoría tendrían un efímero éxito durante los últimos 80 y primeros 90.

El género empezaba a fragmentarse, y iba dando paso a nuevos sonidos y estilos de marcada tendencia indie, como el shoegazing (término surgido de las palabras shoe (zapato) y gazing (mirar hacia el suelo), que refería a aquellos grupos que actuaban mirando hacia el suelo, evitando el contacto visual con el público). My Bloody Valentine, Levitation o Sonic Youth mantenían algunas características del dream pop añadiendo más agresividad y más guitarras al concepto. Pocos grupos mantendrían el purismo de aquellos primeros grupos. Quizás durante los 90 la más sonada excepción fue Mazzy Star. Esta formación, y más concretamente las actuaciones en solitario de su líder, Hope Sandoval (con sus Warm Inventions), llevaron hasta el extremo más acústico e íntimo sus canciones, como vemos en ‘Suzanne‘:

El paso de los 90 hacia el nuevo milenio multiplica los subgéneros y arrincona el dream pop hacia una influencia más que una tendencia, sólo prevaleciendo en temas esporádicos de la escena indie. Flaming Lips, Mercury Rev, PJ Harvey, o incluso los más comerciales REM (sobretodo en su disco Up) o Coldplay (en su debut Parachutes) nos concedían pequeñas dosis de sueños. También la música electrónica era un pequeño refugio en canciones como ‘All I Need‘ de Air o ‘Teardrop‘ de Massive Attack.

Y así llegamos a nuestros días. En una época donde se aprecia una recuperación revival de los 80, el dream pop resurge de sus cenizas y agrupa una serie de nuevos valores que recuperan la herencia de los primeros ”conquistadores” y evolucionan el género hacia una nueva tendencia. La sensualidad de Wild Beasts, el intimismo de The XX, los originales Grizzly Bear son ejemplos de la riqueza de la nueva hornada del new dream pop. Pero quien encarna todo esos valores originales llevándolos a nuevos hitos no son otros que Beach House (que por cierto veremos en concierto el 28 de julio en el Poble Espanyol de Barcelona). La combinación de su estilo ochentero, la voz andrógena de Victoria Legrand, y una guitarra lisérgica nos teletransportan de nuevo a los Cocteau Twins, cerrando así un círculo de casi 30 años de éxitos de un género que vuelve a estar en plena actualidad: el dream pop.

Anuncios

DE CINE: Descubriendo los primeros años de Lennon

10 Jul

Antes de profundizar y meternos de lleno en el desarrollo de la película, en ‘Plugged Night Club’ estamos abiertos a todo de sonidos y música. ¿Y qué sería del cine muchas veces sin música? En este blog trataremos algunas películas basadas en personajes musicales, o esas en las cuales la música tiene una parte esencial o que directamente, lo mejor de la peli es la música (que las hay). Desde aquí trataremos de abarcar todos estos géneros, y uno de ellos, es el ‘biopic’, o dicho de otra forma ese género cinematográfico en el que se narra la vida de un personaje real. Y empezamos a lo grande y con uno de los grandes: John Lennon.

Iniciamos esta sección diciendo que Nowhere Boy es un biopic que nos narra la infancia y adolescencia de John Lennon, uno de los mitos de la música. Para los que no lo sepan, la juventud del excomponente de los ‘Beatles’ fue muy convulsa: a pesar de que era un chico muy inteligente, su rebeldía en el colegio y el echo de vivir en una familia conflictiva, sin padre y con dos madres cada una con un ideal de educación diferente, hizo que el bueno de John no tuviera una infancia del todo normal. A todo ello, se unía su pasión por la música y el deseo de tener la familia que nunca tuvo. Tras una terrible pérdida, el mito empezó a tomar forma. Está basada en las memorias de Julia Baird, la hermanastra del artista.

Con 2 años de retraso nos llega a España este film que, como en todas las películas biográficas, siempre hay detalles que directores o guionistas obvian por algún motivo que otro y, a pesar de que, la historia en sí está muy bien conseguida y recrea perfectamente esos años (nos sitúa en la Liverpool de 1955), hay momentos que yo, como auténtico fan de Lennon y de los ‘Beatles’ en general he echado de menos. Una de las más importantes fue su relación con Cynthia Powell, que se inició en el periodo de tiempo en el que nos sitúa la película, y es la chica que, para postres fue la primera esposa del mito. Otro momento que me hubiera gustado ver fue su ingreso en la Escuela del Arte o su relación con su amigo Stuart Sutcliffe, uno de los primeros miembros de los ‘Beatles’ y que falleció a los 21 años, antes de que se iniciara el auge de éstos. Por lo tanto, la carencia de este personaje en la película, se me antoja cuanto menos, inexplicable.

A pesar de éstos detalles, la película funciona por sí sola ya que no se trata de otros de esos biopics para fans deseosos de saber los rincones más oscuros de la vida de sus artistas favoritos. No. Esta película no funciona así y una vez vista la más de hora y media de metraje, no reconoceremos ni una sola canción de los ‘Beatles’ y no solo eso, sino que ni siquiera se nombra al grupo en ningún momento. Y es que (y con esto no cuento nada), el film finaliza justo en uno de los momentos clave en la historia de la banda de Liverpool: la gira por Hamburgo en la cual se inició la leyenda. Pero que nadie se asuste porque detalles musicales los hay, y muy amplios y variados, como por ejemplo, la obsesión del joven John en peinarse un tupé e imitar a Elvis Presley, uno de sus ídolos. Posteriormente podremos ver escenas en las que nuestro protagonista empieza a componer sus primeras letras, o su vertiente dramática cuando se queda sin guitarra, y su sufrimiento personal para intentar conseguir otra. Además veremos cómo se gestó la idea de formar una banda de rock,’ The Quarrymens’ (que a pesar de su breve fecha de caducidad, ya han pasado a la historia), ofreciendo sus primeros directos en el instituto con la pertinente algarabía de las estudiantes femeninas del centro. Entre medio y por si no teníais bastante, descubriremos como Lennon forja una gran amistad con otro joven músico de su instituto: un tal Paul McCartney.

Hay que reconocer que la directora de la película, Sam Taylor-Wood, ha querido pisar fuerte en su debut y nos ha mostrado un film digno de ver no solo por y para los ‘beatlemaníacos’ sino también para los que no lo son, algo muy difícil en una radiografía de un personaje de estas características. A la mente me viene ahora mismo Gus Van Sant, con su más que mejorable Last days, que narraba el espíritu en decadencia de Kurt Cobain y de la cual hablaremos en esta sección. De todos modos, aTaylor-Wood le ha ayudado la historia del personaje en sí: narrar el dramatismo del joven Johncuando tiene que escoger vivir con una de sus dos madres o, el sufrimiento de ambas ante tal situación, no creo que sea tarea muy complicada, porque es un tema que en el cine lo hemos visto más de una vez. Aún así no perderemos la pista de esta novel directora, que además, como dato curioso mantiene una relación con el protagonista del film.

Esto me ayuda a hablar ya del plano interpretativo, en el que tenemos como protagonista principal aAaron Johnson (Kick-Ass), muy bien caracterizado como joven Lennon y que, a pesar de que cumple perfectamente con el cometido que le da su papel, se prodiga mejor en las escenas de drama y tensión. El actor, tuvo que ir a clases de canto para que el personaje tenga mayor credibilidad obviamente, y estudiar detenidamente a John a base de mirar documentales y videoclips. El resultado, a pesar de no ser excelente, convence. Mención a parte para la que creo que es la mejor interpretación de la película, a cargo de Kristin Scott-Thomas (El paciente inglés), que nos muestra a la tía Mimi, la persona que se encargó de criar a Lennon. Excelente en todas sus escenas, como siempre. Como genial también Anne-Marie Duff (Diario de un escándalo), dando vida a la madre biológica del artista y que mantiene un duelo interpretativo, y en la ficción, con Scott-Thomas del cual saltará más de una chispa. Y para acabar dos curiosidades: el buen papel deThomas Brodie-Sangster (el niño de Love actually y La niñera mágica) como un jovencísimoPaul McCartney, y algo que no quería obviar, que no es otra cosa que la aparición, aunque sea breve, de George Harrison.

Si lo pensamos bien, y después de ver el buen resultado de esta película, la vida de John Lennonnos puede dar para una trilogía que ahora están tan de moda. La primera ya la tenemos. La segunda parte debería narrar el éxito de los ‘Beatles’ y la tercera, la vida post-Beatle de Lennon, ahondando en su polémica relación con Yoko Ono, hasta su fatídica muerte en 1980.

Así las cosas, sólo me queda decir que: Larga vida a John Lennon. Larga vida a ‘The Beatles’.

CRÍTICA Danger Mouse & Danielle Luppi – Rome: una perfecta BSO…sin película

4 Jul

Decir el nombre de Danger Mouse es hablar de uno de los artistas más polifacéticos de este siglo XXI. Productor del Demon Days de Gorillaz, así como de Gnarls Barkley, y cofundador del grupo Broken Bells  (junto con James Mercer de The Shins), ahora ha querido sorprendernos con un concepto totalmente diferente. Junto con el compositor y teclista Daniele Luppi han creado una banda sonora, titulada Rome, cuya película no verás nunca. Y desde luego es una lástima, pues este disco es para mí uno de los bombazos de 2011. Y si fuera esto poco, los invitados a esta B.S.O. son dos grandes voces:  Jack White (White Stripes) y Norah Jones.

El álbum es un auténtico homenaje a aquellas bandas sonoras de los spaghetti westerns de los años 60-70, con un énfasis muy especial a las composiciones de Ennio Morricone que tanto deleitaron a los amantes del género. Su título de hecho ya es de por sí una declaración de intenciones, no en vano su elaboración ha sido 100% italiana grabándose en el Forum Music Village de Rome, estudio por donde han pasado desde el mismo Morricone, Gassman o Fellini.

Todo este coctel de ingredientes dan como resultado un disco extraordinario, excelentemente producido y cuidado al detalle. Apetecible desde su primera escucha, esta obra nos presenta una estructura de película, en la que iremos oyendo alternar melodías cantadas e interludios instrumentales. Todo empieza con los créditos del inicio: Theme of “Rome”

El objetivo de la cámara se abre y nos muestra  ‘The Rose With A Broken Neck’, un melancólico y solitario llanto en medio de un imaginario desierto de Nuevo Méjico. Y es que uno de los puntos fuertes de Rome son las interpretaciones de sus dos artistas invitados. Mientras a Norah Jones se le conceden pistas más acordes a su estilo,  la interpretación de Jack White va mucho más allá, con canciones cargadas de intensidad y épica. Muy destacables son los cortes ‘Season’s Trees’ (Norah Jones) o ‘The World’, del citado White.

Season’s Trees


The World

No menos destacables son los interludios del disco, que ayudan a  dar mayor credibilidad a la sensación que estamos delante de una banda sonora original. Encontramos grandes composiciones orquestales, acompañadas de coros típicos de los westerns de antaño. Algunos de estos interludios incluso sirven de remisniscencia de melodías pasadas o venideras, como es el caso de ‘Her Hollow Ways’, o de ‘Morning Fog‘.

Un disco que transcurre tan rápido que al final se nos hace demasiado corto (su duración es inferior a los 40 minutos), a pesar de las 15 pistas del CD. Y el único consuelo que nos queda es que podemos volverlo a escuchar de nuevo y tratar de buscar nuevos sonidos que no hemos captado en la primera escucha. El buen hacer de los sres. Luppi y Burton (Danger Mouse) convence y emociona. Ellos ponen la música. Tú imaginación hace la pelíclua.  Sin duda,  uno de mis candidatos a disco del año.

¿Álguien se atreverá a hacer una pelíclua a partir de esta banda sonora?

Tobrah D. Gitcko

http://romealbum.com/

NOTA: 9 /10

Y aquí estamos…

4 Jul

Lo sé. Lo reconozco. Llevo 3 meses diciendo a todo el mundo que crearía un blog de música ‘inminentemente’. Que muchos de los posibles colaboradores en este humilde blog están esperando el primer paso para redactar sus locas teorías musicales.

Me he pasado dos meses aprendiendo como funcionaba el WordPress (lo reconozco, soy un pelín negado), y preparando los contenidos que quería introducir. He consultado a los ‘genios musicales’ que conozco para sondearles la posibilidad de escribir en este blog.

Y justo cuando todo estaba preparado, sólo quedaba una cosa: redactar el primer artículo. Me he sentado decenas de veces y me encontré con el vacío, el miedo a ese primer artículo. Las palabras no salían…

Por esta razón quiero pedir disculpas a aquellos que he mantenido en vilo tantos y tantos meses. Chicos, por fin esto arranca.

Desde este humilde portal pretendemos dar a conocer aquellas músicas que nos apasionan, esos sonidos que se adentran en lo más profundo de nuestras mentes, y nos transportan a nuevas dimensiones. De esto va chicos.

¿El nombre de este blog? Plugged Night Club, el club de los pluggeds (no lo entendamos literalmente como enchufados xD). Un sitio donde estos locos os daremos nuestro punto de vista sobre músicas diversas. Esperamos poco a poco ir mejorando todo el site para hacerlo al gusto de todos, pues es para vosotros, los lectores, todo este trabajo. Entrad, disfrutad, compartid, discutid, porque sólo así haremos que esto funcione.

Por último, quisiera agradecer muy especialmente a todos aquellos que me han servido de guía para poder emprender esta aventura. Hay muchísimos blogs muy buenos y grandes plumas detrás de ellos. Nosotros no venimos a competir, venimos a sumar.

Sin más, nos metemos de lleno en el ajo. Y el primer disco del que hablaremos es, para mí, una de las mejores producciones de este año…

 

Tobrah D.