Tag Archives: De Cine

DE CINE: Descubriendo los primeros años de Lennon

10 Jul

Antes de profundizar y meternos de lleno en el desarrollo de la película, en ‘Plugged Night Club’ estamos abiertos a todo de sonidos y música. ¿Y qué sería del cine muchas veces sin música? En este blog trataremos algunas películas basadas en personajes musicales, o esas en las cuales la música tiene una parte esencial o que directamente, lo mejor de la peli es la música (que las hay). Desde aquí trataremos de abarcar todos estos géneros, y uno de ellos, es el ‘biopic’, o dicho de otra forma ese género cinematográfico en el que se narra la vida de un personaje real. Y empezamos a lo grande y con uno de los grandes: John Lennon.

Iniciamos esta sección diciendo que Nowhere Boy es un biopic que nos narra la infancia y adolescencia de John Lennon, uno de los mitos de la música. Para los que no lo sepan, la juventud del excomponente de los ‘Beatles’ fue muy convulsa: a pesar de que era un chico muy inteligente, su rebeldía en el colegio y el echo de vivir en una familia conflictiva, sin padre y con dos madres cada una con un ideal de educación diferente, hizo que el bueno de John no tuviera una infancia del todo normal. A todo ello, se unía su pasión por la música y el deseo de tener la familia que nunca tuvo. Tras una terrible pérdida, el mito empezó a tomar forma. Está basada en las memorias de Julia Baird, la hermanastra del artista.

Con 2 años de retraso nos llega a España este film que, como en todas las películas biográficas, siempre hay detalles que directores o guionistas obvian por algún motivo que otro y, a pesar de que, la historia en sí está muy bien conseguida y recrea perfectamente esos años (nos sitúa en la Liverpool de 1955), hay momentos que yo, como auténtico fan de Lennon y de los ‘Beatles’ en general he echado de menos. Una de las más importantes fue su relación con Cynthia Powell, que se inició en el periodo de tiempo en el que nos sitúa la película, y es la chica que, para postres fue la primera esposa del mito. Otro momento que me hubiera gustado ver fue su ingreso en la Escuela del Arte o su relación con su amigo Stuart Sutcliffe, uno de los primeros miembros de los ‘Beatles’ y que falleció a los 21 años, antes de que se iniciara el auge de éstos. Por lo tanto, la carencia de este personaje en la película, se me antoja cuanto menos, inexplicable.

A pesar de éstos detalles, la película funciona por sí sola ya que no se trata de otros de esos biopics para fans deseosos de saber los rincones más oscuros de la vida de sus artistas favoritos. No. Esta película no funciona así y una vez vista la más de hora y media de metraje, no reconoceremos ni una sola canción de los ‘Beatles’ y no solo eso, sino que ni siquiera se nombra al grupo en ningún momento. Y es que (y con esto no cuento nada), el film finaliza justo en uno de los momentos clave en la historia de la banda de Liverpool: la gira por Hamburgo en la cual se inició la leyenda. Pero que nadie se asuste porque detalles musicales los hay, y muy amplios y variados, como por ejemplo, la obsesión del joven John en peinarse un tupé e imitar a Elvis Presley, uno de sus ídolos. Posteriormente podremos ver escenas en las que nuestro protagonista empieza a componer sus primeras letras, o su vertiente dramática cuando se queda sin guitarra, y su sufrimiento personal para intentar conseguir otra. Además veremos cómo se gestó la idea de formar una banda de rock,’ The Quarrymens’ (que a pesar de su breve fecha de caducidad, ya han pasado a la historia), ofreciendo sus primeros directos en el instituto con la pertinente algarabía de las estudiantes femeninas del centro. Entre medio y por si no teníais bastante, descubriremos como Lennon forja una gran amistad con otro joven músico de su instituto: un tal Paul McCartney.

Hay que reconocer que la directora de la película, Sam Taylor-Wood, ha querido pisar fuerte en su debut y nos ha mostrado un film digno de ver no solo por y para los ‘beatlemaníacos’ sino también para los que no lo son, algo muy difícil en una radiografía de un personaje de estas características. A la mente me viene ahora mismo Gus Van Sant, con su más que mejorable Last days, que narraba el espíritu en decadencia de Kurt Cobain y de la cual hablaremos en esta sección. De todos modos, aTaylor-Wood le ha ayudado la historia del personaje en sí: narrar el dramatismo del joven Johncuando tiene que escoger vivir con una de sus dos madres o, el sufrimiento de ambas ante tal situación, no creo que sea tarea muy complicada, porque es un tema que en el cine lo hemos visto más de una vez. Aún así no perderemos la pista de esta novel directora, que además, como dato curioso mantiene una relación con el protagonista del film.

Esto me ayuda a hablar ya del plano interpretativo, en el que tenemos como protagonista principal aAaron Johnson (Kick-Ass), muy bien caracterizado como joven Lennon y que, a pesar de que cumple perfectamente con el cometido que le da su papel, se prodiga mejor en las escenas de drama y tensión. El actor, tuvo que ir a clases de canto para que el personaje tenga mayor credibilidad obviamente, y estudiar detenidamente a John a base de mirar documentales y videoclips. El resultado, a pesar de no ser excelente, convence. Mención a parte para la que creo que es la mejor interpretación de la película, a cargo de Kristin Scott-Thomas (El paciente inglés), que nos muestra a la tía Mimi, la persona que se encargó de criar a Lennon. Excelente en todas sus escenas, como siempre. Como genial también Anne-Marie Duff (Diario de un escándalo), dando vida a la madre biológica del artista y que mantiene un duelo interpretativo, y en la ficción, con Scott-Thomas del cual saltará más de una chispa. Y para acabar dos curiosidades: el buen papel deThomas Brodie-Sangster (el niño de Love actually y La niñera mágica) como un jovencísimoPaul McCartney, y algo que no quería obviar, que no es otra cosa que la aparición, aunque sea breve, de George Harrison.

Si lo pensamos bien, y después de ver el buen resultado de esta película, la vida de John Lennonnos puede dar para una trilogía que ahora están tan de moda. La primera ya la tenemos. La segunda parte debería narrar el éxito de los ‘Beatles’ y la tercera, la vida post-Beatle de Lennon, ahondando en su polémica relación con Yoko Ono, hasta su fatídica muerte en 1980.

Así las cosas, sólo me queda decir que: Larga vida a John Lennon. Larga vida a ‘The Beatles’.

Anuncios